Mito instantáneo

La mitología, y la clásica es una de las mejor articuladas, constituye un vibrante sistema de comunicación más que una estática colección de historias.

Sometida a diversas lecturas, interpretaciones y reinterpretaciones, sigue ofreciendo material de inspiración a los artistas y pensadores.

Ahí tienen a Michel Koven, neoyorkino ya entrado en la sesentena que, tras estudiar arquitectura y trabajar en el mundo de la publicidad y el diseño, se afincó en Valencia y se dedicó a combinar la fotografía y la pintura. Los Fotomitos constituyen una parte esencial de su obra, una visión personal, híbrida y desubicada de héroes, dioses y otros personajes indefinibles.

Y allí está presente el miedo al Sueño, hermano de la Muerte. Porque el sueño anestesia las terminaciones nerviosas siempre alerta del Amor, y es el momento que aprovechan los amantes desertores para escabullirse de las camas que han dejado de ser deseables. El minotauricida, valeroso príncipe Teseo, se fue a comprar tabaco como un bellaco, abandonando en su sueño a la cretense Ariadna…

Imagen

Si te ofrecieran vivir en sueños eternamente la juventud y el amor, o padecer apasionadamente la dolorosa vigilia de la consciencia, ¿qué harías? Endimión goza por siempre de Selene, la Luna, coito en fase REM ininterrumpida.

Imagen

Bello como un Apolo, infortunado como un Apolo. Casandra prefirió profetizar a incrédulos antes que compartir su lecho, y Dafne pidió que los brazos que se negaban a rodear al luminoso dios se transformaran en ramas de laurel. Laurel para ceñir la frente del dios y laurel para las lentejas.

Imagen

Ni siquiera Corónide, a la que había dejado embarazada, tuvo el más mínimo reparo en ponerle los cuernos. Avisado por un cuervo de la infidelidad de su amada, le lanzó una torva mirada al pajarraco chivato provocándole con ello un nivel de stress tal que su plumaje, blanco hasta ese momento, se tornó negro. Las flechas de Apolo mataron a la mujer, pero de su vientre extrajo in extremis a Asclepio, dios de la Medicina, criado por el centauro Quirón antes de que este se dedicara a fundar diversos hospitales para operaciones de caderas regias y alumbramiento de infantes VIPs.

Imagen

El peso de la culpa sobre los matricidas Orestes y Electra, el peso de la bóveda celeste sobre los hombros de Atlas; el vuelo orgásmico de Hera en su noche de boda prolongada por trescientos años; la altanería de Pélope que, una vez conseguida la mano de Hipodamia gracias a los ardides de Mirtilo, se niega a entregar la recompensa pactada: la primera noche de amor de la doncella…

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Mucho más en la página del autor: http://www.michelkoven.com/

En palabras de Kafka: “El mito quiere volver a explicar lo inexplicable. Como nacido de una verdad tiene que volver a lo inexplicable”

 

Anuncios

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s