Mudos lugares de la inmensa noche

He muerto, todavía no sé bien por qué, pero me encuentro en la barca de Caronte viajando hacia el Hades.

Menos mal que llevaba una moneda en mi boca para poder pagarle…Gracias, madre.

En la puerta de entrada al Hades veo a Cerbero, el perro de tres cabezas, que deja entrar pero no salir.

Entro y, rodeada de almas que no conozco, viajamos por un gran pasillo con un guía. Miro hacia arriba y veo que ni siquiera se ve el techo ni la terminación de las columnas que lo sujetaban. Siempre se ha dicho que este era un sitio oscuro.

Al final del pasillo, y delante de mí, grandes puertas color rojo ardiente se abren lentamente y veo a Hades en su trono, él solo, inmóvil, impactante.

Me percato de que no está Perséfone a su lado, y recuerdo que esta mañana me levanté de mi cama y abrí las ventanas para que entrara el sol, la brisa y el canto de los pájaros, era primavera…

Como Odiseo, Eneas y Dante, Silvia Peñarrubia se adentró en las tinieblas del Hades. No buscaba a Tiresias o Anquises ni se encontró con Beatriz, solo trataba de salir airosa de unas de esa preguntas cabronas que proponemos los profesores en los exámenes. “Imagina que viajas al reino de los muertos. Describe lo que ves”. Por felonías de este tipo merecemos la supresión del complemento de destino.

Un mundo de sombras, amnesia y esterilidad que resulta paradójicamente atractivo, un paisaje de fuentes del olvido y falsos sueños albergados en los olmos.

hades1

Reino habitado por almas ajenas a sí mismas de donde es señor soberano Hades, a quien Pedro Navarro imaginó así:

Pedro Navarro_2014

En Roma tuve ocasión de recorrer la Galleria Lapidaria, el pasaje subterráneo que comunica los Palacios Capitolinos y en el que se encuentra una interesante colección epigráfica. Me llamó la atención la estela en la que Menófilo dejó su mensaje de despedida enredado en la atemporalidad de los aoristos…

menofilo

Después de gozar y gozar, reír, jugar, disfrutar de los placeres, deleitar alegremente mi alma con toda clase de cantos, sin hacer daño a nadie, sin lanzar palabras injuriosas, al contrario, viviendo como amigo de las Musas, de Baco y de Afrodita, procedente de Asia yazgo aquí en tierra italiana, entre los muertos, joven como soy. Mi nombre es Menófilo.

Menófilo tendrá que disculparnos si no compadecemos su muerte prematura tanto como admiramos su talante de bon vivant.

Dora Pain

Ella contempló a aquellos hombres que sonreían como eminencias amables o necios desorientados, cada vez más inquieta ante la persistencia con la que señalaban la caja. La caja envuelta en un chillón papel de regalo que habían dejado en sus manos y que las modelaba en una curva crispada.

-Áaaaaaaabreeeeeelaaaaaaaaa…

Esas bocas deshacían con su movimiento esponjoso la palabra que ella no quería oír. Concentraba entonces todos sus sentidos en el ejército de microscópicos seres que poblaban el aire como motas de polvo, y cuyas células crepitaban disciplinadas y rudas en la multiplicación. Pero la boca jugosa de él, tan inconsciente de su propia belleza, se destacaba frente a las otras y, avanzando en dirección a ella, desenrollaba una lengua enorme que pulsaba húmeda todos los resortes de la rendición. Y ella recordaba. La revelación de un cuerpo tan ajeno, cómo habían visto nacer la primera mañana del mundo. Habían competido en la laguna cenagosa, sumergiendo la cabeza e intentando besar los labios de la criatura fosforescente que se les aparecía cuando contenían obstinadamente la respiración. Mas el monstruo desplegaba tentáculos de luz en torno a las sienes y el pecho de sus perseguidores y, cuando el dolor comenzaba a convertirse en cosquilleo, se veían impulsados a la superficie. Emergían con la boca abierta como peces moribundos, coronados con diademas de algas.

-A-B-R-E-L-A.

Trató de buscar protección en los ojos del anciano triste que, replegado sobre sí mismo, se llevaba incesantemente la mano al costado derecho como si reprimiera una hemorragia imaginaria. Cuando el viejo alzó la vista, por el fuego que ardía en sus pupilas ella supo que ambos tenían una dolorosa tarea que cumplir.
Así que abrió la caja. Susurrando. Perdonadme. Perdonadme. A partir de ahora llenarán vuestros vientres de hijos, vuestros cerebros de oscuridad, vuestros nombres de culpa y vergüenza.
Mareada y desfalleciente, tuvo justo el tiempo de ver el brillo de aquella pulsera que parecía una galaxia de planetas desordenados; justo el tiempo de oír Feliz Cumpleaños, Pandora, y esbozar una sonrisa antes de deslizarse hacia la niebla y su estridente aullido.

Imagen

 

La kreatópita de la capitana Rosidou

A Dímitra Rosidou le comunicaron que haría las prácticas de enfermería en Albacete , desconocida localidad que por lo menos estaba cerca de Madrid. Con su innata habilidad para poner vías, sonreír y cocinar moussakas, en seis meses conquistó el territorio y regresó a su ciudad natal, Drama, al norte de Grecia. Cuando tres años después se presentó de nuevo en Albacete seguía cocinando de puta madre, era enfermera y había obtenido el título de capitana de barco. Como en Albacete es difícil practicar cualquier modalidad de navegación y la hipocondria me impide manejar  artefactos médicos que vayan más allá del suero fisiológico en monodosis, le pedí que me transmitiera parte de sus inmensos conocimientos sobre cocina griega y durante una semana mi cocina floreció de dolmades, tzatzikis,melitzanosalatas…Una de sus especialidades era la kreatópita,pastel de carne, cuya receta recojo aquí.

Ingredientes:

½ decilitro de aceite de oliva

1 cebolla

½ kilo de carne picada (ad libitum)

1 vaso de vino blanco

1 bote pequeño de tomate natural triturado

200 gramos de queso feta

1 paquete de queso mozzarella rallado

2 huevos

1 vaso pequeño de leche (para hidratar la pasta filo)

½ vaso pequeño de aceite de oliva (para hidratar la pasta filo)

Unas 15/20 hojas de pasta filo

Mantequilla para engrasar un molde

Sal, laurel, una pizca de nuez moscada, clavo, canela y pimienta

Imagen

Rehogar la cebolla picada en el aceite hasta que esté dorada. Añadir la carne y guisar dando vueltas hasta que pierda el líquido. Incorporar el vino blanco, dejar cocer unos minutos y verter el bote de tomate junto a la hoja de laurel, la sal, la pimienta, canela y nuez moscada. Cocinar hasta que todo esté bien cocido. Cuando esté frío se le añade el queso freta triturado con un tenedor, el queso rallado y dos huevos. Se remueve bien.

Imagen

Imagen

Engrasar con mantequilla un molde redondo grande. Ir colocando las hojas de pasta filo hidratándolas con una mezcla de leche y aceite con la ayuda de una brocha de cocina. Extender una capa de carne. Poner más hojas de pasta filo y una nueva capa de carne. Cubrir con más hojas, pintarlas con la mezcla de leche y aceite y hacer unos cortes no muy profundos a lo largo y a lo ancho, marcando las raciones.

Imagen

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Introducir en el horno precalentado y hornear media hora aproximadamente a 170ºC.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

He hecho lo que he podido, pero para blog de cocina interesante el de mi amiga Belén que, aparte de ser una profesional de la gastronomía, bordó el papel de Nefele Eugala en el montaje de las Nubes de Aristófanes con el que tan buenos y tan malos ratos pasamos:  http://cocinandoparacienmilvikingos.blogspot.com.es/

 

 

 

 

 

Mito instantáneo

La mitología, y la clásica es una de las mejor articuladas, constituye un vibrante sistema de comunicación más que una estática colección de historias.

Sometida a diversas lecturas, interpretaciones y reinterpretaciones, sigue ofreciendo material de inspiración a los artistas y pensadores.

Ahí tienen a Michel Koven, neoyorkino ya entrado en la sesentena que, tras estudiar arquitectura y trabajar en el mundo de la publicidad y el diseño, se afincó en Valencia y se dedicó a combinar la fotografía y la pintura. Los Fotomitos constituyen una parte esencial de su obra, una visión personal, híbrida y desubicada de héroes, dioses y otros personajes indefinibles.

Y allí está presente el miedo al Sueño, hermano de la Muerte. Porque el sueño anestesia las terminaciones nerviosas siempre alerta del Amor, y es el momento que aprovechan los amantes desertores para escabullirse de las camas que han dejado de ser deseables. El minotauricida, valeroso príncipe Teseo, se fue a comprar tabaco como un bellaco, abandonando en su sueño a la cretense Ariadna…

Imagen

Si te ofrecieran vivir en sueños eternamente la juventud y el amor, o padecer apasionadamente la dolorosa vigilia de la consciencia, ¿qué harías? Endimión goza por siempre de Selene, la Luna, coito en fase REM ininterrumpida.

Imagen

Bello como un Apolo, infortunado como un Apolo. Casandra prefirió profetizar a incrédulos antes que compartir su lecho, y Dafne pidió que los brazos que se negaban a rodear al luminoso dios se transformaran en ramas de laurel. Laurel para ceñir la frente del dios y laurel para las lentejas.

Imagen

Ni siquiera Corónide, a la que había dejado embarazada, tuvo el más mínimo reparo en ponerle los cuernos. Avisado por un cuervo de la infidelidad de su amada, le lanzó una torva mirada al pajarraco chivato provocándole con ello un nivel de stress tal que su plumaje, blanco hasta ese momento, se tornó negro. Las flechas de Apolo mataron a la mujer, pero de su vientre extrajo in extremis a Asclepio, dios de la Medicina, criado por el centauro Quirón antes de que este se dedicara a fundar diversos hospitales para operaciones de caderas regias y alumbramiento de infantes VIPs.

Imagen

El peso de la culpa sobre los matricidas Orestes y Electra, el peso de la bóveda celeste sobre los hombros de Atlas; el vuelo orgásmico de Hera en su noche de boda prolongada por trescientos años; la altanería de Pélope que, una vez conseguida la mano de Hipodamia gracias a los ardides de Mirtilo, se niega a entregar la recompensa pactada: la primera noche de amor de la doncella…

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Mucho más en la página del autor: http://www.michelkoven.com/

En palabras de Kafka: “El mito quiere volver a explicar lo inexplicable. Como nacido de una verdad tiene que volver a lo inexplicable”

 

Errare humanissimum est (I)

El error es el primer peldaño de la sabiduría.

También supone una valiosísima fuente de información. Desvela caras oscuras de la verdad, manifiesta insospechadas conexiones entre las realidades, hace aflorar inconscientemente algún que otro monstruo del abismo subconsciente…Y si a ello se añade la capacidad que muestra el error para liberar el mecanismo terapéutico de la risa, habría que replantearse si es saludable mantener la educada política de disimularlos, tanto los propios como los ajenos.

El equívoco, las acciones fallidas, los juegos deliberados o inocentes de palabras, están en la base de la comedia, de Aristófanes a Plauto, de Plauto a Molière, de Molière a Lina Morgan. Pero también los encontramos plasmados en los exámenes como pequeñas obras de arte del ingenio visceral del ser humano: errores talentosos con los que el estudiante encubre su desconocimiento del tema; errores por asociaciones de conceptos tan personales que resultan más enigmáticos que los oráculos en Delfos; errores motivados por una excesiva self-confidence, que añade al error-base un plus de retórica y andamiaje  palabrero…Sí. A veces corregir exámenes es divertido. Qué digo divertido…divertidísimo.

Como muchos de los que nos dedicamos a la enseñanza, cultivo mi “monstruario” particular, una antología de aquellos errores que nos hicieron escupir en una erupción de risa el café sobre el folio del examen. Los primeros quedaron confiados a la memoria, pero cuando la memoria dejó de ser confiable quedaron registrados en un archivo del disco menos duro del ordenador. Permanecen allí no con la intención de promover la burla o la censura moralizante del que necesita recurrir a la minusvaloración ajena para fomentar la autoestima, sino como mi pequeño homenaje particular a la imaginación y la agudeza de reflejos de quienes, al menos, trataron de encontrar respuesta a una pregunta.

El error ajeno a veces refleja el propio, sobre todo en la relación entre profesor y alumno. La implantación de la asignatura de Cultura Clásica tuvo como consecuencia que  los profesores de Griego y Latín descendiéramos del Olimpo del Bachillerato al Hades de la ESO, y muchos de nosotros nos vimos impactados por la minoría de edad tan evidente de nuestros estudiantes. Cuando tuve que explicar por primera vez a aquellos pre-adolescentes el mito de Leda violada por Zeus, quien había adoptado la forma de cisne para poder acercarse más impunemente a su víctima, tuve un especial cuidado en evitar palabras como “violación”, “forzar”…y recurrí al tan socorrido “se acostó con ella” como si hubieran alquilado una suite en el Ritz. El día del examen una de las cuestiones consistía en ofrecer datos sobre la protagonista de este cuadro de Dalí:

http://www.jesusfelipe.es/ilustraciones_marzo_2012/leda-atomica_dali.jpg

Cuando uno de los alumnos contestó (sic) “Ah, esta es la que se folló al pájaro”, me di cuenta de que tenía que abandonar mi didáctica maternalista y afrontar con naturalidad en el aula incluso los temas más escabrosos. Pero cuando, en el mismo ejercicio, los centuriones del ejército romano se convirtieron por arte de magia en los esturiones del ejército romano, comprendí que lo más urgente era mejorar mi vocalización.

Ítaca te ofreció el bello viaje

Todo está dicho sobre Odiseo y su viaje de vuelta a casa. Todo, menos lo que opinaban Paola, Alberto, Laura, Sonia, Liam, Nuria, Damián, Daniel, Raquel, Iryna… Ellos no querían en realidad embarcar con Odiseo, pero la educación es un acto de violencia controlada y tuvieron que abordar por imperativo académico una lectura que tenía peor aspecto que Escila y Caribdis con migraña.

No siempre lo pasaron bien, pero tampoco fue siempre tan horrible. Algunas páginas de sus cuadernos de bitácora flotarán en torno a Ítaca junto a las de los eruditos y los poetas. Y sus palabras serán, como las de los eruditos y los poetas, igualmente inmortales o efímeras.

¿Por qué todo el mundo siente atracción hacia Odiseo? Yo creo que el autor intenta poner esa característica al frente, la de un hombre valeroso aunque con miedos, imperfecto, querido por todos los dioses y mortales. Parece que ve cierta luz al final del túnel cuando Alcínoo dispone para él una escolta para llegar hasta su patria.

“Que no hay nada más dulce que la tierra de uno y de sus padres, por muy rica que sea la casa donde uno habita en tierra extrajera y lejos de los suyos”, creo que tengo frase preferida de la Odisea porque además es como un brevísimo resumen de la misma

Otra de las frases más bonitas de la obra, en mi opinión, aparece en este canto: “Tres veces voló de mis brazos, semejante a una sombra o a un sueño que se esfuma como el humo”, es el momento en el que intenta abrazar a su madre (muerta), por eso me remito al poema de Ovidio; en conclusión es el símbolo de algo inalcanzable.

Vemos la aparición de un perro, el cual también Odiseo dejó atrás, este reconoce rápidamente a su amo; ¿es la aparición de un perro un símbolo de fidelidad y confianza en la literatura como lo es en el arte?

Nuria Bautista

Me gusta el “universo” que crea en el libro, todo lleno de héroes, personajes, monstruos legendarios, miles de lugares peligrosos y todos esos personajes y lugares tienen sus propias historias y peculiaridades.

Odiseo me da pena concretamente en dos situaciones, la primera cuando se encontraba con Calipso, estaba perdido en una isla remota, sus compañeros habían muerto recientemente, estaba alejado de su familia y estaba en compañía de una diosa que no le agradaba; la segunda situación es cuando Odiseo habla con el fantasma de su madre y esta le dice que murió de la preocupación que tenía por su hijo, y Odiseo intenta abrazarla pero no puede. Por algo le llaman “el sufridor”

Alberto Villaseñor

Me ha hecho gracia lo poco que he entendido, y es cuando Circe convierte a los hombres en cerdos y los mete en pocilgas.

El principio de canto XIII me ha aburrido de más. Me ha enganchado más el final, cuando Atenea se encuentra a Ulises llorando (como siempre), y disfrazada de pastor le dice dónde se encuentra y lo convierte en un viejo para que nadie lo reconozca.

(Odiseo llega a Itaca y se dirige a la majada del porquero Eumeo)

Está claro que la casa donde llega Ulises en este canto es un sitio asqueroso, una pocilga con cerdos y perros.

(Odiseo pelea con el mendigo Iro)

Ya era hora de que Ulises luchara algo, aunque fuera con un hombre mayor que él.

 Ningún pretendiente supo disparar flechas y dar en el centro de doce hachas, por eso me los imagino como los típicos pagafantas locos y desesperados por casarse con una mujer.

 Sonia Martínez

Del Canto V me quedo con el rechazo de Odiseo a la inmortalidad ofrecida por Calipso que sería el sueño de todo hombre, prefiriendo una vida más corta pero seguramente más feliz.

 En el Canto XIII se aprecia el amor y la atracción de Atenea por Odiseo, porque él es el héroe más inteligente y ella la diosa de la inteligencia. Además es la única diosa que le ha facilitado el camino a casa demostrando fe ciega en él frente a Poseidón.

Daniel Fernández

(Telémaco viaja a Esparta para informarse sobre su padre)

Me recuerda a Marco y a su mono, para allí para allí, pero en este caso buscando a su padre.

 Penélope me parece una mujer…tonta, se entera de que sus pretendientes quieren matar a su hijo y lo único que hace es llorar, me parece muy simplona.

 Odiseo tiene una de cal y una de arena, tan pronto está Poseidón “haciéndole la puñeta” como está en un palacio precioso comiendo y bebiendo.

 Es que a todos los sitios que va Odiseo le intentan ayudar pero de manera “simbólica”, con regalos, manjares…Pero no cómo volver a Ítaca. ¿Por qué le regala Eolo todos los vientos menos el que le puede llevar a Ítaca?

 (Matanza de los pretendientes)

Una palabra, wow!

No sé por dónde empezar, absolutamente sádico, me transporto hasta allí y tengo miedo.

La forma de matarlos…Es una carnicería, no quiere solo su muerte, quiere que sufran y lo hace de la forma más heavy. ¿Por qué, si no, les iba a cortar las manos, los pies, la nariz?

 Raquel Rubio

La esclava reconoce a Odiseo por la cicatriz, ya que ella sabía dónde la tenía. Tengo la sensación de que Penélope ya no se acuerda del aspecto físico de Odiseo, tampoco es tan difícil reconocer a la persona que quieres aunque sea dentro de veinte años.

 Último canto, Odiseo va a casa de su pobre padre, menos mal, ya que el humilde hombre estaba muy solo y ya cansado de vivir. El final está bastante bien. Todos están felices y yo también por haber acabado ya este libro.

Ya se acerca el final de los pretendientes. Por fin. Espero que sea muy sangriento y cruel. Se lo tienen merecido.

 Iryna Pavlenko

Me parece interesante la desconfianza que tiene el hijo de Odiseo hacia sí mismo, da la impresión de que tiene miedo a no ser tan poderoso como su padre Odiseo.

 Me ha llamado la atención la frase del final de este canto que dice: “Pues no es inferior a un hermano, el amigo que tiene pensamientos discretos”.

 Me parece interesante que Odiseo le pida a Agamenón que le cuente cómo murió para que a él no le pueda pasar lo mismo.

Laura Ainsa

En el Canto III me da la impresión de que Atenea sentía algo más hacia Telémaco que respeto y amabilidad…

 Tenía una imagen de Telémaco muy diferente a la que nos muestra Homero. Pensaba que era un chico flojo y cobarde, pero a lo largo de los primeros cantos se muestra su valentía.

 Canto VI. Es la primera vez en la historia de las monarquías que veo una princesa lavar junto a sus sirvientas su ropa sucia en el río.

Damián Flores

Atenea dice que los dioses pueden salvar a cualquier mortal, pero que cuando llegan la muerte no pueden remediarlo.

 Menelao se muestra educado dejando pasar a los forasteros y ofreciéndoles comida. Este canto me parece un poco triste ya que todos se emocionan. Cuando están en la mesa, al escuchar las palabras de estos, Helena para que no estuvieran tristes les echa en el vino una droga para disipar el dolor durante un día.

 Paola Giaquinta

En un contexto más personal, debo confesar que la Odisea me ha decepcionado en lo tocante a las aventuras que todos conocemos. Y seguramente por ser tan universales se me han quedado cortas.

 Una vez que se cruzan los caminos del padre y del hijo, se sucede una alternancia en los hilos argumentales hasta que se reconocen mutuamente hacia el decimosexto canto. Esta fluidez con que se enlazan y separan los trayectos de los personajes, los giros temporales que se solventan con una eficacia archiconocida, es con lo que yo me quedo de la Odisea.

 Porque la Odisea es también la historia de las mujeres de Odiseo…de la ingenua, enamoradiza Nausicaa; de las “femmes fatales” que son Calipso, la hechicera Circe y, en su versión más salvaje, las Sirenas; pero también de otras que no han sido sus amantes, como la protectora Atenea, que se desvive por su súbdito más aventajado (en lo que se refiere a ingenio); sus dos madres, la biológica Anticlea y la nodriza Euriclea; y, cómo no, el paradigma de la fidelidad, la sufridora Penélope.

 Especialmente triste es el momento en que su perro Argos muere justo al reconocerlo (v.290-328: “Cuando vio a Odiseo cerca…movió la cola…pero ya no podía acercarse a su amo. Entonces ,Odiseo,… desde lejos, se enjugó una lágrima…”), que compite en emotividad con el reencuentro con su madre en la Nekya,  de la cual no conocía la muerte, haciendo todavía más doloroso este momento (C.XI, v.205-209: “quería abrazar el alma de mi difunta madre. Tres veces me acerqué…y tres veces voló de mis brazos”)

Frente a estos desoladores episodios, durante los cuales uno casi puede oír los lamentos de los personajes, están las reacciones en las que Homero- o quien fuera- relata con inigualable maestría (que yo conozca) el torrente de emociones, siempre contradictorias, que afloran ante una esperadísima sorpresa: la inicial impotencia e incredulidad de Telémaco (C.XVI,v.194-201: “Tú no eres Odiseo, mi padre, sino un demon que me hechiza para que me lamente…más…todavía”), que se transforma en radiante euforia en la nodriza Euriclea cuando, en uno de los  momentos más tensos de la obra, lo reconoce por la cicatriz en el muslo (C.XIX, v.467-476: “La anciana…resonó el broce…el gozo y el dolor invadieron al mismo tiempo el corazón de la anciana y sus ojos se llenaron de lágrimas); un amplísimo espectro sentimental que se repite en Penélope, más doloroso si cabe al ser la última en revelársele Odiseo, y que está reflejado en uno de los pasajes más bonitos del libro: “…mientras ella le oía, le corrían lágrimas y se le consumía el cuerpo. Lo mismo que en las montañas se derrite la nieve…así se fundían sus hermosas mejillas vertiendo lágrimas por su marido…” (C.XIX, v.203-209). En fin, esto es la nostalgia, nunca (que yo sepa) mejor expresada…y lo digo como viajero entre dos mundos, como Odiseo…

Liam Jackson

Siete minutos y medio: Historia del Partenón

Rodado por el director griego Costa Gavras con motivo de la inauguración del nuevo Museo de la Acrópolis de Atenas, este documental es una pequeña joya que nos ofrece youtube.

El poema que se recita es “The curse of Minerva”  de Lord Byron, en el que la diosa se dirige a Lord Elgin, embajador británico en Constantinopla entre 1799  y 1803 y responsable del traslado a Londres de un buen número de bloques esculpidos en el Partenón.

“¡Mortal!” – así fue que ella habló – “este rubor de vergüenza
te proclama como británico, antaño un noble nombre;
el primero de los poderosos, el principal de los libres,
ahora el menos honrado por todos, y menos por mí;
como jefe de vuestros enemigos encontrarás todavía a Palas.
¿Buscáis la causa de la aversión? – Mirad alrededor.
¡Atiende! Aquí, a pesar de la guerra y del fuego devastador,
vi sucesivas tiranías acabar.
Habiendo escapado de la rabia de los turcos y godos,
tu país envía un usurpador peor que los otros dos.
Observa éste vacío, violado templo;
cuenta las reliquias rotas que todavía quedan:
Éstas puestas por Cécrope, ésta adornada por Pericles,
¿de qué otra manera debo manifestar mi gratitud?
Sabes, Alarico y Elgin hicieron el resto.
Que todos puedan saber de dónde viene la devastación,
el insultado muro soporta su odiado nombre.
Que sean siempre saludados aquí con los mismos honores
el monarca godo y su igual  Elgin.
Las armas dieron al primero su derecho, el último no tenía ninguno.
Pero vilmente robó aquello que los menos bárbaros ganaron.
Así que cuando el león deja su comida a medias
El siguiente en rondarla es el lobo, y el sucio chacal el último;
Algún tranquilo espectador, al ver el entorno,
en indignación silenciosa, mezclada con dolor,
admira lo robado, pero aborrece al ladrón”.

Troya estaba en la selva colombiana

…la cólera de Aquiles o la nostalgia de Ulises consiguen conmovernos de algún modo recordándonos nuestros propios empeños y despertando algo en nosotros que no es solamente nuestro sino que, misteriosamente, es común a toda la humanidad. En 1990, el Ministerio de Cultura colombiano creó un sistema de bibliotecas itinerantes que pudiera dar servicio a las zonas rurales más alejadas del país. Con este propósito, se transportaban hasta la selva y la sierra, a lomos de burros, unas grandes bolsas llenas de libros, los cuales se dejaban durante varias semanas en manos de un maestro o de un anciano de la localidad que se convertía así, temporalmente, en bibliotecario. Casi todos eran libros de tipo técnico, manuales de agricultura, colecciones de patrones de costura o publicaciones semejantes, pero también se incluían en los envíos algunas obras literarias. Según una bibliotecaria, los libros siempre eran devueltos. “Solo conozco un caso en que uno de ellos no se restituyó-dijo-. Les habíamos llevado, además de los libros prácticos habituales, una traducción al español de la Iliada. Cuando llegó el momento de devolverla, los vecinos del pueblo se negaron a hacerlo. Decidimos regalársela, pero les preguntamos por qué querían quedarse aquel libro en particular. Nos explicaron que la historia de Homero reflejaba la suya propia: hablaba de un país desgarrado por la guerra en el que unos dioses enloquecidos se mezclaban con hombres y mujeres que no sabían exactamente por qué se libraba esa contienda, ni cuándo podrían ser felices, ni por qué iban a matarlos”

Alberto Manguel, El legado de Homero

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Diego Federico de Lorca Siloé

 

Todo maquillaje. Las secciones europeas, la manipulación de las cifras…Porque desde dentro, la realidad cotidiana nos pone ante los ojos el hacinamiento de alumnos en las aulas, el aumento de las horas lectivas del profesorado, las penurias presupuestarias, la desaparición de suplencias que garanticen la continuidad del proceso educativo durante la baja de un profesor…Si el primer paso para la privatización de la justicia, la sanidad y la educación pasa por las degradación paulatina, imperceptible pero imparable de los servicios públicos, enhorabuena.

Como resultado de esta secuencia de ajustes castradores, los profesores interinos han sido casi exterminados, los profesores en expectativa aplazan sus expectativas sine die y muchos profesores con destino definitivo hemos incurrido en la categoría de “desplazados”, es decir, personal redundante en su centro de destino que, en una estrategia burocrática de optimización de recursos, ha sido descuartizado en medias plazas o reasignado a otro centro. Entre el eufemismo y la blasfemia, he preferido optar por el primero en un blog como este.

Porque teníamos un pacto con la administración: si superábamos los exámenes a los que nos someterían, si deambulábamos de centro en centro recorriendo la geografía española el tiempo necesario, finalmente podríamos encontrar la estabilidad laboral en un centro al que consideraríamos definitivo. Pero ni la vida en general ni la lealtad de la administración en particular son definitivas. Por eso hay que vivir y trabajar intensamente pero sin confiar demasiado ni en la una ni en la otra.

Después de casi veinte años con plaza definitiva en el IES Diego de Siloé de Albacete, durante el presente curso prestaré mis servicios simultáneamente en este instituto y en el IES Federico García Lorca. Mis nuevos compañeros me han acogido muy amablemente e incluso me han dado una llave maestra, y mis alumnos lorquianos son muy bienvenidos a este foro y a su twitter hermano. Llámalo “equis”, llámalo “y” o llámalo serendipia, pero algún hilo cruzaron las Moiras cuando una granadina en Albacete pasa cinco días a la semana entre Diego de Siloé, principal responsable de la construcción de la catedral de Granada, y Federico García Lorca, el genial poeta granadino de la Generación del 27 que, hace muchísimo tiempo, mi profesor de Literatura de COU eliminó del temario “por rojo y por maricón” (sic).

Y aunque D.Ricardo se saltó “al de la cáscara amarga”, la generación de poetas griegos que surgió tras la II Guerra Mundial tradujo y admiró la obra de García Lorca, quien se convirtió para ellos no solo en un modelo estético, sino también en el representante de la resistencia política contra el terrorismo fascista.

NOTICIA DE LA MUERTE DEL POETA ESPAÑOL
FEDERICO GARCÍA LORCA EL 19 DE AGOSTO DE
1936  EN  LA  CUNETA  DEL  CAMINO  DE  LA
FUENTE.
       ... una  acción vil y desgraciada.
el arte y la poesía no nos ayudan a vivir:
el arte y la poesía nos ayudan
a morir
absoluto desprecio
se merecen
todos estos rumores
las investigaciones
los comentarios sobre comentarios
que de vez en cuando sueltan
indolentes y vanidosos escribientes
en tomo a las enigmáticas y vergonzosas circunstancias
de la ejecución del desdichado Lorca
por los fascistas
pero por fin! cualquiera sabe ya
que
de un  tiempo a esta parte
- y sobre todo en nuestros mutilados tiempos-
se acostumbra
a asesinar
a los poetas.
 Nikos  Engonópulos, 1957

En fin, que nos protejan los dioses. O los ángeles.

Ángeles con grandes alas

de navajas de Albacete.

federico_garcia_lorca1